Causas de los divorcios actuales

Causas de los divorcios actualesLas causas de los divorcios actuales son muy variadas. La principal es, como diría el chiste, el matrimonio. Sin embargo, siendo un poco más serios, normalmente es la infidelidad la causa principal. No obstante, a medida que avanza la sociedad y avanza la tecnología, las causas van siendo cada vez más diversas y curiosas. Se habla de siete causas principales, aunque seguro que hay muchas más. Algunas muy serias y otras muy extravagantes.

Nosotros queremos hablar de las más básicas que hay en la actualidad. Y no haremos siquiera mención al famoso coronavirus, que ha disparado los divorcios en China. Esta situación es totalmente circunstancial y tarde o temprano terminará pasando.

Causas de los divorcios actuales

‘Smartphones’ delatores: pueden convertirse en espías que llevamos en el bolsillo. Los ‘gadgets’ y las nuevas tecnologías pueden jugar malas pasadas. El abogado matrimonialista Sergio Domínguez recuerda el caso de una clienta mexicana que oyó lo que no debía. “Hablaba con su marido por teléfono y se despidieron. Él se había comprado un ‘smartphone’ de los que se apagan pasando el dedo por encima. Creyendo que había colgado, se lo guardó. Después había quedado con una amiga íntima. Cuando volvió a cogerlo, el teléfono estaba caliente”. Quizá porque su mujer, al otro lado, echaba humo.

Cuando la mascota es el rey de la casa: determinados animales pueden convertirse en el mejor amigo del hombre. Pero también pueden ser un engorro para el matrimonio. Sobre todo, en casos como el que explica Ángel Palomino, director del bufete de abogados Palomino Bueno, de Madrid. “Recuerdo una demanda de divorcio que presentó una mujer cuyo marido era adiestrador de delfines. Se comunicaba con ellos por medio de silbidos, y en casa utilizaba el mismo sistema con sus hijos y su mujer. Por supuesto, esta no lo aguantó”.

La higiene, causa eterna: La halitosis, principal inhibidor físico de la líbido según informes recientes, es una causa de ruptura muy antigua. Igual que la higiene personal. Lo que llama la atención, por tanto, es que hoy en día ambas continúen acabando con gran número de parejas. De hecho, en Gran Bretaña la falta de jabón es el primer motivo de divorcio, seguido de la nula cooperación en las labores domésticas.

Causas más extravagantes

Demasiadas suegras: dicen que madres no hay más que una. Pues lo mismo debería pasar con las suegras. Porque Yolanda se encontró con tres, lo que hizo saltar por los aires su matrimonio. “Al principio pensé que podría con la carga que llevaba: tres hijos de dos matrimonios diferentes, uno de 11, otra de seis y otro de un añito. Pero con lo que no contaba es con que tendría, además, tres suegras”.

A menos Facebook, mejor matrimonio: “Era una relación a distancia. Todo iba bien hasta que empezó a vigilarme por Facebook. Un día le escribió a un conocido para preguntarle qué relación tenía conmigo. Fue la gota que colmó el vaso y rompí con él”. Que las redes sociales pueden afectar a la pareja no es una impresión, ni un caso aislado como el de María, cantante madrileña de 30 años.

La espiritualidad llevada al extremo: La catalana Mercedes C. siempre supo que su marido tenía un punto espiritual. Pero nunca pensó que un día el alto ejecutivo de una empresa de transporte marítimo con el que llevaba cinco años casada le diría que quería hacerse monje budista. “Cuando el budismo se puso de moda con tanto actor convertido, empezó a irse de retiro una semana de vez en cuando. Esto me sabía a cuerno quemado, porque me dejaba sola con la niña. Además, viajaba mucho y apenas pasaba tiempo con nosotras”.

El lujo no compartido: una segunda residencia en la playa o la montaña, joyas, cenas en los mejores restaurantes. Y por supuesto, un todoterreno cuanto más grande, mejor. El ‘boom’ económico de la España precrisis provocó rupturas porque alguno de los miembros de la pareja no se adaptó a su nueva situación.