Ligar en Tinder, misión imposible

Ligar en Tinder, misión imposibleLigar en Tinder, misión imposible. ¿O no? Imaginamos que cada uno tiene sus experiencias en esta famosa red social. Quizás tampoco podamos considera a Tinder como una red social al uso. Nada tiene que ver con Facebook o Instagram. Sirve para conocer gente y, a priori, nada más. Hay quien busca amistad, hay quien busca pareja y hay quien busca sexo. ¿Cuál es tu experiencia?

En el caso de la persona que escribe este artículo, la experiencia ha sido más bien floja. Todo comienza hace dos años y medio con la adquisición de un iPhone 7. Decidí entonces instalar esta famosa aplicación y ver qué pasaba. Unas fotos, una descripción y poco más para completar un perfil que apenas nos describe. Mi localización, Madrid, parecía prometer cosas interesantes. Sin embargo, bien por mi aspecto físico, bien por mi descripción, no tuve suerte alguna. ¿Qué fallaba? No lo supe entonces y sigo sin saberlo ahora.

Ligar en Tinder gracias a Gold

El año pasado, en el mes de junio, logré unos pequeños éxitos llenos de, digámoslo así, misterio. Dos chicas de la capital, de mi edad y de buen aspecto físico, le daban al like. Entablé conversación cibernética con ellas y todo eran risas, algarabía y buen humor. Buen rollo. Química. No es que me pareciera raro, creo que al no destacar por mi físico, he desarrollado un buen sentido del humor. Sin embargo, veía demasiado “jajajaja”. De repente, primero la una y luego la otra, desaparecieron. ¿Por qué? ¿Posibles bots? Creo que sí.

Unos meses después viajé a Bahamas y abrí Tinder. De repente, en un día tenía más likes que en año y medio. Eso sí que merecía un “jajajaja” bien grande. Como no quería equivocarme y necesitaba saber quién le da al like en mi perfil, pagué por un año de Tinder Gold. ¿Error o acierto? Yo creo que lo segundo. No porque en Bahamas tuviera éxito. Ni siquiera en la posterior parada en República Dominicana, donde hay más actividad, aparentemente, que en España. Sino porque me decidí a usarlo en todo el mundo. Es una de las características de la versión de pago. Podemos elegir la ciudad que queramos, estemos donde estemos. Y así he conocido a alguna persona interesante.

Amor, amistad o sexo en Tinder

Me cuesta asegurar de manera tajante si la gente quiere ésto o aquéllo o lo otro. Si tuviera que generalizar, y a tenor de lo que leo en los perfiles de las féminas, diría que ellas quieren amor y ellos quieren sexo. Muchas son las que dicen que no quieren un rollo, una noche de sexo, ONS (one-night stand), hook up (follar), etc. Así que imagino que ellos piden eso y ellas dejan claro que no quieren eso. Yo busco conocer gente, hablar, tener nuevas amistades. Quizás soy un poco raro. También creo que el físico es determinante en nuestro éxito o fracaso en Tinder. Por mucha labia que uno pueda tener, se valora más un buen cuerpo. Sí, ellas también lo valoran. Aunque digan de primeras que les gusta el espíritu, a todas les mueve un buen cuerpo, una cara bonita. Y es lógico. Lo raro sería lo contrario.

¿Se puede sacar una conclusión de todo esto? En lo que a mí me toca, Dios no me dio el don de la belleza física pero al menos soy gracioso. Sé que si el día de mañana ganara 100 millones de euros en la lotería, me volvería guapo y atractivo. Mientras eso no suceda, tendré que conformarme con cambiar mi ubicación y probar suerte en otros países. Mayor tasa de éxito aunque el encuentro físico/personal sea bastante más complicado. Ahora, voy a intentar ligar en Tinder. O lo que se pueda.