Sexo en relaciones a largo plazo

Sexo en relaciones a largo plazoEl sexo en relaciones a largo plazo depende de dos aspectos fundamentales. Se trata de tener unas expectativas razonables y de comprender el arduo trabajo y esfuerzo que conlleva el aspecto sexual de una relación. Así se desprende de los datos de un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Toronto. Éstos descubrieron que las personas tienen diferentes “creencias implícitas” o “expectativas sexuales” de que una vida sexual feliz requiere mucho trabajo; o de que las verdaderas almas gemelas naturalmente tendrán una buena relación sexual a largo plazo.

El estudio se publicó en la Revista de Personalidad y Psicología Social. Encontró que las personas pueden mantener sus relaciones sostenidas por estas expectativas o hacer que sus relaciones se vean socavadas. La directora del estudio, Jessica Maxwell, dijo que las personas que “creen en el destino sexual están usando su vida sexual como un barómetro de lo bien que va su relación. Creen que los problemas en el dormitorio son iguales a los problemas en la relación en general”. “Mientras que las personas que creen en el crecimiento sexual no solo creen que pueden trabajar en sus problemas sexuales, sino que no permiten que afecte la satisfacción de su relación”, dijo.

La investigación se basó en 1.900 personas de parejas heterosexuales y del mismo sexo. Descubrió que después de la fase inicial de luna tras la luna miel, que dura de dos a tres años, se entra en otra fase. Al principio la satisfacción sexual se registra como alta en las relaciones. Más tarde, con la creencia de que las relaciones sexuales requieren trabajo, se empezaron a mostrar beneficios.

Sexo en relaciones a largo plazo

Sin embargo, aunque la investigación descubrió que las mujeres tenían más probabilidades de consumir historias de almas gemelas y destinos románticos, también descubrió que las mujeres tenían más probabilidades que los hombres de creer que el sexo en una relación a largo plazo requiere trabajo. La señora Maxwell dijo que esto “podría deberse a que existe evidencia de que la satisfacción sexual requiere más trabajo para las mujeres, por lo que califican más alto en la escala de crecimiento sexual”.

El estudio también mostró que estas “expectativas sexuales” no son una regla firme cuando se trata del éxito de una relación sexual a largo plazo. Y es que encontró evidencias de que algunos creyentes del destino sexual están abiertos a hacer cambios en sus vidas sexuale. También descubrió que incluso las personas que creen en el crecimiento sexual pueden experimentar problemas lo suficientemente importantes como para afectar su vida sexual.