Tinder y sus usuarias

Tinder y sus usuariasTinder y sus usuarias merecen estudios sociológicos y psicológicos en profundidad. Para empezar, que nadie piense que esto es machismo. Yo soy un hombre y uso esa aplicación para buscar mujeres. Por lo tanto, me permitiré hablar de lo que veo a diario. Lo que hacen los de mi género me es desconocido y no soy quién para opinar al respecto. Sin embargo, sí me siento capacitado para hablar de las diversas usuarias que hay en Tinder. Y no, difícilmente lo voy a hacer para bien. No obstante, voy a generalizar y eso siempre implica cometer errores.

En esta entrada intentaré diseccionar cada tipo de usuaria que hay. Alguna es capaz de meterse en varios grupos a la vez, lo cual habla aún peor de ella. Ya hablé en su momento de usas chicas que usan Tinder para promocionar Instagram, así que ni las menciono.

Usuarias sin foto

Voy a empezar con un grupo peculiar. Aquellas usuarias que no ponen foto de ningún tipo o no ponen una foto personal. Es posible que veamos perfiles de chicas con la clásica silueta gris de una mujer (no han subido foto alguna); y es posible que veamos fotos de animales, paisajes o dibujos. También es posible que veamos fotos de espaldas, piernas, brazos y otras partes del cuerpo pero no de la cara; y mucho menos de cuerpo completo. He llegado a ver perfiles de chicas que ponen las 9 fotos desde el mismo ángulo, misma distancia y misma luz.

Algunas se excusan diciendo que no quieren mostrar su rostro por temas laborales. Otras, la mayoría, no lo justifican y son incapaces de hacer lo que debería ser normal en una aplicación para buscar amistad o pareja. Dudo que tengan ningún like, pero algo me dice que posiblemente tengan más que yo.

Tinder y sus usuarias moralistas

No puedo evitar reírme cuando pienso en estas usuarias que dan lecciones de moral a los posibles candidatos. Nos dan lecciones de cómo debemos ser pero luego ellas no son capaces de dar aquello que exigen. Quizás una de las cosas más llamativas que piden es “busco a alguien que sepa lo que quiere”. Con eso, ellas dan por sentado que eso significa “quiero tener pareja”. Lamento decir que yo sé lo que quiero y no, no es tener pareja. Y no, eso tampoco significa acostarme con la primera que me encuentro. Yo sé lo que quiero y también sé lo que no quiero. No quiero tener pareja porque me siento muy bien siendo soltero. Y más aún viendo lo que se cuece en este mundo, lleno de gente con una moral tan pobre.

Ayer leía en un perfil: “Si eres de derechas, dale a la X”. Solo le faltó añadir: “Los de derechas sois muy intolerantes”. También he leído a otras decir: “Tinder no es una aplicación para buscar sexo“. Bueno, que yo sepa, Tinder es una aplicación para conocer gente y luego la gente lo que quiere. Puede tener sexo, viajar, hacer nuevas amistades, buscar pareja o meterse en una secta demoníaca. Algunas, y eso sí que me llama mucho la atención, se confiesan “feministas radicales”. Me sorprende que una chica así ande en Tinder, ¿buscando el qué? ¿Algún chico con un mínimo de inteligencia le dará al like? No me lo creo.

Muchas dan lecciones sobre cómo ha de ser la vida de los demás pero luego no se aplican el cuento. Sería sorprende que encontraran a alguien que les siguiera el cuento, pero por desgracia los habrá.

Usuarias sin descripción

Abundan y no sé bien el motivo. He usado muchas otras aplicaciones de este tipo y es obligatorio poner una descripción de, al menos, X caracteres. Aquí no, y a veces es bueno saber de qué pie cojea la otra persona. Luego nos critican a los hombres porque solo miramos el físico, pero no puedo hacer otra cosa si no dices qué quieres, qué buscas o cómo eres. Por lo tanto, debería ser obligatorio poner foto personal y descripción. Así todos jugamos en la misma división. Yo tengo 9 fotos recientes donde se me ve cuerpo (vestido) y cara. Además, tengo mi descripción en español y en inglés. Curiosamente, tengo mucho menos éxito que una chica que pone una sola foto suya en bikini sin descripción ni nada. Así es la vida.

Tinder y sus usuarias de vida perfecta

Me llaman mucho la atención esas usuarias cuya vida aparenta eser simplemente perfecta. Pero entonces yo me pregunto: ¿qué haces en Tinder si tu vida es tan maravillosa? Ves sus fotos y en todas aparece sonriendo, viajando por el mundo, fotos perfectas que parecen modelos. Unas esquían, otras hacen submarinismo, otras se tiran en paracaídas. Todas tienen unos trabajos maravillosos (en España, jajajaja), visten muy bien, van al gimnasio, hacen yoga. Y luego entras a Tinder buscando… ¿el qué? Seamos sinceros: añadir un hombre a esa ecuación, salvo que sea Leonardo di Caprio, va a ser un estorbo.

Con lo cual, por ir terminando, mi experiencia no solo no ha variado con respecto a años anteriores sino que es incluso peor. No entro ni a valorar el aspecto físico, porque yo no soy Brad Pitt ni mucho menos. Solo con el tema personal me vale para justificar mi soltería. Adoro ser soltero.