Usar Tinder en el extranjero

Usar Tinder en el extranjeroUsar Tinder en el extranjero es una experiencia de lo más interesante que podemos hacer en nuestros viajes. Es evidente que hay que cumplir ciertas premisas y la primera de ellas es estar sin pareja. Porque el objetivo será, lógicamente, conocer personas del sexo opuesto. Y si tenemos pareja, no creemos que sea posible siquiera tener la aplicación instalada. Luego, hay que saber qué postura vamos a adoptar. Es decir, sabemos que una vez entremos en la aplicación, se activará la localización por GPS. De esa forma, automáticamente apareceremos en las búsquedas que haga la gente en esa ciudad. Pero quizás queramos adoptar una actitud pasiva, esperando que otras personas muestren interés por nuestro perfil.

La otra posibilidad es, obviamente, la contraria. Es decir, adoptar una actitud activa y empezar a mirar perfiles, desplazando a izquierda o derecha según nuestros gustos. Evidentemente cada persona tiene sus preferencias, pero nuestro consejo es la segunda opción. Porque tendremos más opciones de conectar con más gente. De la otra forma dependemos de lo que otros hagan. Pero si tomamos la iniciativa, llegaremos a más gente. Luego, el éxito o no dependerá obviamente de la calidad del perfil. Una buena descripción y unas buenas fotos ayudarán a conseguir más “match”.

A partir de ahí, solo queda esperar y ver si tenemos suerte o no. Estas cosas hay que hacerlas también teniendo en cuenta el tiempo que vamos a pasar en esa ciudad. No es bueno morir de éxito, aunque es mejor eso que ahogar nuestras ilusiones en una habitación de hotel.

Usar Tinder en el extranjero y tener éxito

Hay que tener disposición y disponibilidad. No podemos querer ir a otra ciudad, usar Tinder y que sean otras personas las que hagan todo el esfuerzo. Tampoco podemos movernos nosotros a donde la otra persona nos diga si nos saca de una zona de seguridad. Porque no todas las ciudades son iguales y no todos los barrios de las ciudades son buenos. Por lo tanto, valoremos todo lo que podemos hacer, todo lo que no debemos hacer, y elijamos qué nos conviene más.

Si viajamos a otra ciudad y nos alojamos en un hotel, lo normal es que vayamos a una zona turística. Por lo tanto, esa zona podría ser un buen lugar en el que quedar con la persona que nos ha hecho “match”. Si sientes cierta inseguridad porque no sabes realmente cómo es la otra persona, lo dudes. Queda en una zona pública, donde haya bastante gente, y así sentirás que todo será mejor. Viste de la manera que te haga sentir de una forma cómoda, salvo que vayas a la ópera. Y trata de disfrutar porque seguro que en el perfil de la otra persona has visto elementos suficientes para saber con quién tratas.